CURSO BOOMERANG

Siempre vertical, jamás como un frisillo de forma horizontal.
El boomerang se coge por la parte convexa (la parte pintada) hacia el tirador. La parte plana siempre hacia fuera.
Lo más importante: Se tira con todo el cuerpo pero al momento de lanzarlo hay que imprimir con la muñeca un movimiento de rotación, la rotación es lo que hace que vuelva.
Recógelo con la mano, si no lo tienes claro o no viene despacio, ni se te ocurra recogerlo, deja que caiga al suelo.
Proceso de construcción:
1.-El primer paso será siempre el dibujo del patrón a partir del cual elaboraremos nuestro boomerang. Para constructores inexpertos es aconsejable limitarse a modelos de dos o tres palas iguales. Una vez tengamos suficiente experiencia podremos atrevernos con diseños más artísticos, pero de momento nos limitaremos a los más sencillos.
2.-En el caso del boomerang bipala: Dibujar sobre la madera una V con una separación entre palas de unos 120º, siendo casa una de ellas de unos 25 cm de largo y 5 cm de ancho.
3.-En el caso del boomerang tripala: Dibujar sobre la madera tres palas idénticas de 25 cm de largo y 5 cm de ancho con una separación de 120º entre cada una de ellas.
4.-Recortar la madera con la forma del patrón y lijar los bordes con el objeto de suavizarlos.
5.-Antes de continuar debemos detenernos un instante para aclarar dos nuevos conceptos. Como sabemos, el boomerang es un objeto que se desplaza por el aire girando respecto de un eje, de manera que podemos encontrar un lado de cada pala que será el que vaya rompiendo el aire al preceder al resto del cuerpo. A esos lados los pasaremos a denominar a partir de ahora como ángulos de ataque. A los contrarios, aquellos correspondientes a los lados que siempre quedarán atrás en el giro del boomerang, los llamaremos ángulos de fuga. El siguiente pasó en la construcción, pues, es el rebajado de los ángulos.
6.-Para construir el ángulo de ataque, con el cuerpo del boomerang colocado horizontalmente, dibujaremos una línea horizontal a una altura correspondiente a la mitad del grosor de la tabla. A partir de ella lijaremos la pala de manera que quede una rampa de unos 45º desde la línea dibujada hasta la parte superior del boomerang.
7.-Repetiremos la operación con cada una de las palas teniendo cuidado de que todos los ángulos de ataque estén situados en el lado correcto. Para ello deberemos tener en cuenta si el lanzador será zurdo o diestro, a fin de colocarlos en su lugar. Así, un lanzador diestro que construya un boomerang bipala deberá colocar los ángulos de ataque en el lado exterior de la pala izquierda de la V, así como en el interior de la pala derecha. Para lanzadores zurdos se procederá a la inversa.
8.-El ángulo de fuga deberá tener una amplitud de entre la mitad y una tercera parte de la amplitud de la pala. Para rebajarlo trazaremos a la distancia adecuada del lado contrario al del ángulo de ataque una línea paralela al eje de la pala, lijando esta a partir de allí de manera que nos quede una rampa con una inclinación aproximada de 25º.
9.-Repetir el proceso para cada una de las palas de modo que en todas ellas acabe habiendo un ángulo de ataque y otro de fuga en lados opuestos.
10.-Una vez acabado el diseño es posible decorarlo a nuestro gusto y, opcionalmente, barnizarlo para ayudar a su conservación.
Boomerang: arma arrojadiza usada también para el deporte por los aborígenes australianos. Está confeccionada de madera dura, encorvada de una forma tosca y con los brazos sesgados, formando un ángulo que oscila entre los 90 y los 160 grados. Los dos bordes del arma están aguzados; una de las superficies es plana y la otra convexa.

El boomerang de retorno: que por lo general vuelve a las manos del lanzador, tiene una longitud entre los 30 y los 75 centímetros y se usa en el deporte y la caza de pájaros pequeños. Esgrimido en vertical con la mano derecha, se lanza girando en una línea paralela al suelo. El proyectil vuela al mismo nivel, después se inclina en el sentido de su lado plano, se alza, traza una curva hacia la izquierda y, sin abandonar su trayectoria curva, regresa al lanzador. Con este tipo de boomerang se han conseguido lanzamientos de hasta 91 metros.
El boomerang sin retorno: más recto, más pesado y con una longitud que oscila entre los 61 y los 91 centímetros, se utiliza en la guerra y en la caza de grandes piezas. Con su ayuda, los aborígenes australianos pueden herir de muerte a un enemigo o abatir grandes piezas a una distancia de 152 metros. Varias tribus del África nororiental, los hopis de Arizona y ciertos pueblos de la India meridional utilizan proyectiles similares al boomerang.

 
Boomerang - Boomerang Historia - Que es el Boomerang - Como hacer un Boomerang - Boomerang Reglamento - Curso de Boomerang - Problemas Boomerang - Seguridad Boomerang - Boomerang Materiales - Clasificacion de Boomerang - Boomerang Flaps - Boomerang MTA - Boomerang en Espana